lunes, 7 de diciembre de 2009

'Es que siempre estarás, Luis Alberto, siempre estarás en mi'

Las palabras cantadas por el propio Fito Páez en la noche del viernes son palabras que hago mías, mientras busco la forma de poner en formato de crónica lo que en realidad es un cúmulo de sensaciones.


 La previa de Vélez

Entre el viernes 4 de diciembre a las 22hs. y las 3 y monedas del sábado 5 fuimos felices viajando entre el ayer y el hoy, la música y la poesía, la belleza y la incondicionalidad de la coherencia de un artista que se pasó 40 años y una noche dandonos nada más que alegrías en formato canción. Ese artista es Luis Alberto Spinetta.


Testigo del momento, junto a ese amigo del alma

La fría crónica de una noche fría no alcanzará nunca la temperatura de nuestros corazones esa noche de viernes. Podría decirse que el sonido no fué bueno -quienes estuvimos allí mismo aquella maravillosa noche de Peter Gabriel damos fe de que se puede hacer bien-, que fué demasiado largo -perdón, ¿había otra cosa que hacer? ¿interrrumpimos algo?- y que a Luis le costó llegar a algunos sitios con su voz que no hace mucho transitaba con soltura. Claro que lo sabemos. Pero en realidad estabamos buscando otras cosas, aquellas que aparecen aun en la carencia.

Fueron 50 canciones, podría decirse que solo unas pocas dentro de un caudal creativo de 40 años ininterrupidos de una trayectoria de rara coherencia, continuidad y permanencia. Con altibajos, claro, pero siempre de gran honestidad intelectual y de alto vuelo.  No hay mucho en este planeta para comparar con la carrera del querido Flaco sin remitirse a la mera reiteración melancólica de tiempos que ya no son.

No todo tiempo por pasado fue mejor, pero no por eso debe dejar de revisitarse, sobre todo cuando se trata de una obra que mantiene una vigencia excepcional como la de Luis.

Almendra, Pescado, Invisible, Jade, los trabajos solistas, Los Socios, la banda de hoy, Fito, Charly, Mollo, Cerati, Juanse, la familia, los amigos y muchos más fueron desfilando a lo largo de más de 5 horas de homenajes, sin olvidar que hay un mañana. Luis habló mucho, hizo chistes, se lamentó por algunas ausencias notables -pero no hablo de Gubitsch...- y desparramó elogios y reconocimientos a discresión.

Volvamos a los homenajes: no sólo al trabajo propio junto a grandes músicos sino también los que tal vez nos/se debía Luis a todo el rock nacional que él ayudó a fundar. Pappo, Miguel Abuelo, Tanguito, Javier Martinez, todos ellos tuvieron su reconocimiento. Y estuvo bien que fuera así: la sola mención de la influencia de Miguel Abuelo, por ejemplo, -el Flaco se refirió a "Muchacha ojos de papel" como deudora de las "Mariposas de Madera" de Miguel- legitima el caudal de influencias que completan su obra, más allá de su propio aporte al género.

Con el aporte de Pablo Buján puedo dibujar un setlist que revisamos con Miguel y que creo que está completo -se aceptan correcciones y ampliaciones en los comments-. Van los invitados también:

Con la banda actual (Nicotra, Cardone, Verdinelli más Vadalá)
Mi Elemento
Tu Vuelo Al Fin (con Baltasar Comotto en guitarra)
Ella También (con Diego Rappoport)
Umbral (con Diego Rappoport)
Fina Ropa Blanca (con Mono Fontana)
La Bengala Perdida (con Mono Fontana)
Alma De Diamante (con Juan del Barrio)
Sombras en los alamos (con Juan del Barrio)
Cisne (con Mono Fontana)
Al Ver Verás (con Mono Fontana)
¿No Ves Que Ya No somos Chiquitos? (con Mono Fontana)
Cielo De Tí (con Javier Malosetti)
Las Cosas Tienen Movimiento (con Fito Páez)
Asilo En Tu Corazón (con Fito Páez)
Mariposas De Madera (homenaje a Miguel Abuelo)
El Rey Lloró (homenaje a Los Gatos, con Beto Satragni)
Adónde Está La Libertad (homenaje a Pappo, con Juanse)
Té Para Tres (de y con Gustavo Cerati, y Gustavo Spinetta)
Bajan (con Gustavo Cerati y Gustavo Spinetta)
Cementerio Club (con Gustavo Spinetta)
Era De Uranio / Vida Siempre / Maribel Se Durmió (con Leo
Sujatovich)
Necesito Un Amor (homenaje a Javier Martinez, con Dante y Valentino Spinetta)
Filosofía Barata y Zapatos De Goma (homenaje a Charly)
Rezo Por Vos (con Charly García)

"Los Socios del Concierto" con Marcelo Torres en bajo y Javier Malosetti en Batería
San Cristóforo
Bosnia
Nasty People

Invisible (con Pomo y Machi):
Durazno Sangrando
Jugo De Lúcuma
Lo Que Nos Ocupa Es La Conciencia, Esa Abuela Que Regula El Mundo
Niño Condenado
Amor De Primavera (homenaje a Tanguito, con Lito Epumer)

Pescado Rabioso (con Carlos Cutaia, David Lebón más Guillermo Vadalá):
Poseído Del Alba
Mañana O Pasado
Serpiente (Viaja Por La Sal)
Credulidad
Despiértate Nena
Me Gusta Ese Tajo (con Bocon Frascino en guitarra)
Post-Crucifixió
n (con Bocon Frascino en guitarra)

Almendra (con Emilio, Rodolfo y Edelmiro):
Color Humano
Fermín
A Estos Hombres Tristes
Hermano Perro
Muchacha (Ojos De Papel)

Con la banda actual (Nicotra, Cardone, Verdinelli más Vadalá)
8 De Octubre (con Ricardo Mollo)
Retoño
Seguir Viviendo Sin Tu Amor (con Baltasar Comotto en guitarra)
Yo Quiero Ver Un Tren (con Baltasar Comotto en guitarra)
No Te Alejes Tanto De Mí (con Baltasar Comotto en guitarra)


Este es el recorrido de la noche. Una larga noche que me llevó de nuevo a aquella mi primera vez, con Invisible en el Teatro Coliseo allá por agosto del '75, y me fue trayendo recuerdo a recuerdo con una vigencia y una energía notables, hasta esa noche del viernes 4 de diciembre de 2009. Una noche en la que nadie quiso forzarme a decir que todo tiempo pasado fue mejor, porque se trató de una noche de homenajes no exentos emoción pero sí de melancolía.

Sin dudas, mañana es mejor, porque nuestro querido Luis seguirá cantando.

Pido permiso para un par de subjetividades más. Lo más destacado de la noche: el set con Cerati, Leo Sujatovich, Carlos Cutaia y, claro, Invisible.

Cierro con un momento de la noche que es todo un símbolo:




7 comentarios:

Miguel dijo...

Me gustaría ayudarte en la crónica, pero se mezcla todo, la emoción, la amistad, la música, y que se yo, no sé si ponerlo en palabras, lo llevo en el alma, acaso eso sea suficiente.

quique dijo...

Yo no puedo con mi genio, y me le animé, no si a la crónica pero sí al menos a dejar registro de esa noche increíble. Pero creo que hablo por los dos, porque mucho de lo que escribí es producto de todo un fin de semana de charlas, no es cierto?

Un abrazo enorme,

QUique

Anahí Lovato dijo...

Debe haber sido un recital increible! Mucho se habló (y se seguirá hablando) sobre esa noche!!! Yo pude estar en el de Charly en el Hipódromo de Rosario y también escribí crónica en mi blog.

Saludos,

Miguel dijo...

Quedó muy bien, bastante completa y acorde a lo que es el blog, contáste muy bien las sensaciones que nos produjo el concierto, me parece que encontramos lo que fuimos a buscar, qué más se puede pedir ?

bitacorock dijo...

Gracias por una crónica tan emotiva Quique. Cuánta historia y cuántas caras del mejor rock nacional (del *único* diría yo) desfiló durante esas 5 horas y qué afortunada es nuestra generación por haber sido protagonista de gran parte de esa historia. Comprendo tu emoción porque muchos nos hubiéramos sentido igual que vos.
Un gran abrazo! Susana.

rodolp dijo...

Recién vuelto a mi terruño de un largo periplo que me puso en contacto con cantidades de cosas que me arrancaron la piel. Resumo el segundo paso del tour, el maratónico concierto de LAS y sus bien apodadas Bandas Eternas, en un sencillo calificativo: ESTREMECEDOR.
Es hermosa tu crónica Quique, tan subjetiva como conmovedora. No sé si le alcanza a uno que no estuvo allí para tener idea de la real magnitud del hecho, del hito, del punto de anclaje que representa en la historia cultural de los últimos 50 años, pero sin duda, has podido reflejar tu pulso del momento en eso de "la temperatura de nuestros corazones" (genial!).
Más allá de odiosas pequeñeces referidas a la cosa de forma en algunos tramos o ciertas ausencias que motivaron el culto al chamuyo, lo más destacado fuera de la propuesta de Luis fue EL PUBLICO. Tremendo protagonista, absolutamente a la altura de los acontecimientos, respondió a la invitación con un brutal cachetazo a la brutalidad. Como si hiciera falta, el público del Flaco demostró que se puede volver de las tribunas, que no somos masa gris. El respeto al artista, el silencio de la multitud absorta, el ruidoso festejo tapizado de afecto y reconocimiento a la trayectoria de todos los invitados, cómo... ¿no era que el rock hoy es todo chabón?.
¡Qué contraste tan impresionante! ¡Qué enorme placer saber que existen "al menos" 40.000 almas que fueron capaces de demostrar que el amor aún es posible dentro del rock nacional!
Tremendo el Mono Tremendo Fontana. Tremendos Rapoport y Cutaia. Impresionantes del Barrio y Sujatovich... pero me demolió la humildad y la grandeza de Cardone.
¡Qué nochecita de tecladistas!
Habiendo tanto para dar ¿por qué nos entregan tan poco los demás?
Quedó demostrado que hay muchísimos en condiciones de recibir. Espero que los músicos más jóvenes hayan entendido el mensaje y tomen la posta para que este guerrero que no ha detenido jamás su marcha, pueda tomarse un descanso en su incansable lucha conduciendo el ataque del arte.
Un abrazo muy fuerte querido amigo.

quique dijo...

Saludos a todos, queridos amigos, y gracias por los cometarios.

Que bueno es que podamos compartir estas cosas...

Abrazos a todos!!

Quique