domingo, 5 de febrero de 2006

Hola a todos

¡Hola a todos ! escribo esto por insistencia de ustedes, y porque en realidad aunque me resista a la tecnología, reconozco que es la forma de integrarme a algo de lo que me siento partícipe.
Quede muy conmocionada con la visita de Enrique, maravillada de que en el mismo instante de vernos se borraran de un plumazo los años de ausencia, los miedos e inquietudes previos de no imaginar que caras íbamos a poner, y darse cuenta de que no fue necesario poner ninguna cara, que la charla pudiera fluir tan natural como si nos hubiéramos separado hacía unos días, (salvo por la avidez de ponerse al día con todo al mismo tiempo).
Después me quedé pensando en cómo una amistad de no tantos años pudo permanecer en nuestro recuerdo todo este tiempo, y creo que aquellos pocos años deben haber representado un momento clave en la adolescencia de cada uno de nosotros, y es obvio que realmente fue algo valioso y eso es lo que lo mantuvo fresco y vivo en nosotros, como todas las cosas verdaderas.
Y ahora puedo ver que lo que armamos casi sin proponérnoslo en esos días de música y mate realmente valió la pena y merece ser rescatado y repetido cada vez que se pueda.
Porque…¡Algo de bueno debía de tener, qué joder!, ¿o no?.
LOS QUIERO.
Irene

1 comentario:

Quique dijo...

Si, está bueno. Es bastante especial todo esto, porque sobrevivió tanto tiempo y tantos avatares.

Pero bueno, acá estamos. Yo también los quiero y me gusta que me quieran, vió?

Ah, y bienvenida a las nuevas tecnologías, pero no creas todo lo que se dice de ellas... A veces es peor!