lunes, 12 de marzo de 2007

Yessongs

Mientras hago unas tareas en la PC, me acompaña un "repaso" de Yessongs, que tenía medio abandonado desde hace un tiempo.

Algunos dicen que tal vez sea el mejor album en vivo de la música progresiva, y sin analizarlo mucho -sólo por "impresión"- creo que casi coincido con esa opinión.

Hay otros albunes muy grandes, por caso "Cuadros..." de ELP, "Playing The Fool" de GG, "Live in USA" de PFM, "USA" de Crimson y algún otro que mi memoria traidora me obliga a omitir. Pero "Yessongs" tiene una energía increíble, tal vez porque el grupo está en este disco en su plenitud.

Todo es opinable. Simplemente pensé que sería interesante discutirlo.

4 comentarios:

Miguel dijo...

El comentario llega un poco tarde pero no quería dejar de aclarar que estoy de acuerdo que Yessongs es el mejor album en vivo del Rock Sinfónico Progresivo, pero para mí si salimos del género , mi disco en vivo de cabecera es "Made in Japan" de Deep Purple , me parece que tiene todo lo que tiene que tener un disco en vivo : Improvisaciones, reversiones de los temas, pifies ( esto también es importante en un disco en vivo ) y sobre todo una potencia arrolladora y a la banda en su mejor momento. Un consejo: escucharlo con auriculares algún día en que se haya juntado mucha bronca por algo.

Quique dijo...

Totalmente de acuerdo. Y en esa línea podría agregar el de Humble Pie en vivo en el Filmore, pero tal vez sea mucho para una sola sesión!

Esteban Pedro dijo...

YESSONGS es sin duda uno de los mejores discos en vivo de la historia...pero tengo tantos en vivo de Yes que me cuesta mucho elegir uno como "el mejor". Los mas recientes son como el buen vino añejo, siempre polentosos y con clase...Yes en vivo nunca defrauda y yo tuve la suerte de verlos 5 veces en directo. Me parece que el punto mas alto fué la gira de UNION. Ver esos ocho monstruos juntos fue inolvidable...pero YESSONGS tiene los huevos de la juventud y en eso, es insuperable.

Te mando un fuerte abrazo Quique

ESTEBAN CERIONI

cyuff dijo...

No nos olvidemos de Seconds Out de Genesis y del hermoso Never Let Go de Camel